Mandalas

Ramón Puig
Teléfono 93.512 05 51
E.Mail: ramon@tarotdehoy.com

Los mandalas en nuestra vida
Un mandala es una imagen ancestral que nos influye sin que seamos conscientes de ello.
Lo encontramos a cada paso.
¿Cuantas veces mientras hablabas por teléfono hacías garabatos curvos en un papel?
Muchas veces, esas líneas son círculos o espirales de mandalas.
Están profundamente arraigados en nuestro subconsciente, sin que nos percatemos de ello.
Pensemos en los rosetones de las ventanas de las iglesias góticas, o en las cúpulas de las iglesias renacentistas.

Al contemplar el mandala, el espectador debía abstraerse para que la paz entrase en su corazón y en su alma, y así poder acercarse más a Dios, a sí mismo y a sus orígenes.

Historia
Los mandalas son utilizados desde tiempos remotos.
Los primeros mandalas datan del hinduismo, entre 1.200 y 330 años a.C., pero también se encuentran representaciones geométricas simbólicas en otras culturas como los indígenas de América (navajos, aztecas, incas...etc.) o los aborígenes de Australia.
Los cristianos y musulmanes también usaron representaciones para la contemplación religiosa. Los monjes budistas aún hoy meditan con ayuda de los mandalas.
Por eso se considera al mandala un símbolo universal que conecta a las diferentes culturas con la sabiduría de los antiguos pueblos primitivos.

Que es un mandala
Mandala es un término de origen sánscrito bajo el cual se designa al círculo o rueda.
No se trata de una mera figura geométrica sino de una herramienta que se vale la meditación para su práctica.
El mandala consiste en una serie de círculos concéntricos que se despliegan a partir de un núcleo reproduciendo con ello el movimiento de la concentración y de la meditación, las sucesivas proyecciones concéntricas que se desplazan a partir de aquel centro representan a la operación específica.
Esta centralidad inherente se ha interpretado en términos budistas como un sendero que conduce hacia la iluminación porque ofrece una estructura ordenada, sintética y armónica en el contexto de un mundo caótico y veloz.

Esta relación entre el centro y la región externa-es decir, el individuo y el cosmos-propone un recorrido de lo más general a lo particular y viceversa.
Durante este proceso de re-descubrimiento del núcleo y su relación con el entorno el Mandala se convierte en foco de meditación y contemplación.
Esta experiencia mental estrecha los lazos con la realidad última porque el hacer referencia al universo en su totalidad, la existencia humana queda implícitamente comprendida en su seno.
La característica particular de los diseños está basada en la inscripción de un círculo en el interior de un cuadrado que lo contiene:

El centro es el principio, el punto en el que coexisten fuerzas opuestas que lo convierten en un espacio de concentración de energía y al que el ser humano tiende incluso en forma inconsciente.
Por su parte el cuadrado es la combinación y ordenación regular de cuatro elementos, que representa lo estático y carente de dinamismo pero provisto de perfección.

Los elementos, las estaciones, las etapas de la vida humana y los puntos cardinales-nociones que otorgan orden y fijeza al mundo-se expresan mediante la cuaternidad.

Como realizar los mandalas
La principal regla en la creación de un mandala es dejar fluir.
Dejar fluir la imaginación, la creatividad, las energías, actuar de forma libre e intuitiva.
Establecer de ante mano cual será del derecho del dibujo y moverse a partir de allí, dibujar, trazar, pintar en el sentido de las agujas del reloj ya que ese es el sentido en el que fluye la energía,

Es sumamente importante actuar de forma espontánea, sin pre-conceptos, evitando la excesiva información que condicione el trabajo.
Buscar un significado racional a lo que sin duda no lo tiene, puede truncar el valor esencial del mandala.
Podemos empezar a pintar los mandalas del centro al exterior para dejar salir nuestros sentimientos o del exterior al centro para descubrir nuestros sentimientos

La creación en sí, conlleva gozo y entusiasmo, si por el contrario despierta desgana y mal humor, no es el momento o el tipo de trabajo indicado.
La sensación debe ser agradable.
La concentración y el disfrute van de la mano.
Cuando el subconsciente (puesto en marcha en la creación de mandalas) se encuentra en un ritmo de actividad adecuada, la persona no se aburre.

Basta con que vuelva la mente un poco sobre si misma, para que infinidad de maravillosas sensaciones broten de lo mas profundo.
Puedes colocar música, una música de fondo aumenta la percepción de tu espíritu.
Deja que la elección de los colores sea instintiva, elige los tonos que primero atraigan tu atención. Un color invita a otro, a veces alguno te aparecerá como un elemento sorpresa y quizás creas que no es el adecuado.
Pero no lo reprimas, de un modo u otro simboliza una idea, un pensamiento, una corazonada.
Los colores surgen de las áreas más primitivas e instintivas del cerebro.
Al pintar por primera vez, muchos adultos reprimen esa expresión abierta y espontánea.
Y se dedican a reflexionar cómo disponer el color para lograr una obra armónica y bella.
Cuando adquieras experiencia en mandalas y estés familiarizada con los estados anímicos a los que da lugar, puedes elegir los colores para que sea la pintura te traslade al estado emocional que desees.

Un mandala posee tres partes básicas:

El punto central
La irradiación de ese punto y
El limite circular exterior.

El dibujo de un mandala actúa directamente sobre la psiquis unificando por su centro y equilibrando por su ámbito;
Atrae la vista hacia el punto central o bindu, hacia la unidad, hacia lo divino,
hacia nuestro propio centro.

Elementos que forman la estructura básica
El círculo
Hace referencia a las cosas que no tienen nombre y que no se pueden unificar,
El punto central
Representa el núcleo divino o el yo.
La línea horizontal
Separa la parte superior del mundo de la inferior.
Es símbolo de la energía de origen materno.
La línea vertical
Conecta el mundo terrenal con el sagrado y simboliza la energía.
La cruz del mundo
conecta la sustancia de origen materno con la energía, formando un punto central.
La espiral

Significa desarrollo y dinámica del proceso interior.

Meditar con las imágenes
Gracias a su forma concéntrica, el mandala es un modelo de meditación ideal.

Sirve tanto a las personas sin práctica como a las ansiosas, estresadas o incapaces de concentrarse.
Al pintar, estamos a solas con nuestra intuición, con los sentimientos negativos y positivos. Desaparecen las tensiones, la espalda se relaja y nos invade una sensación de tranquilidad.
Estos y otros efectos especiales sobre la mente y el alma tienen su fundamento en la técnica de la pintura, que de por sí es meditación.

Casi todas nuestras preocupaciones y dificultades provienen de la pérdida de nuestro propio centro. Por su construcción concéntrica, el trabajo creativo con mandalas aporta energías curativas que nos ayudan a recuperarnos y a estar en paz, como la figura que estamos creando o pintando.
Las fuerzas del mandala son, al mismo tiempo, nuestras propias fuerzas las que se despiertan mediante la meditación.
En los niños, pintar mandalas tiene un efecto más rápido y evidente que en los adultos.

Si un niño tiene dificultades para hacer los deberes, se le puede proponer que pinte un mandala antes de las tareas.
Los hiperkinéticos, ansiosos o miedosos también se tranquilizan.
Los más apáticos o pasivos reciben una carga de energía que les da alegría.

Un trabajo creativo
El trabajo de meditación con mandalas puede consistir en la observación o el dibujo de estos.

En el primer caso, con solo sentarte en un lugar cómodo, lograr una respiración rítmica y profunda, y disponerte a observar algún mandala de tu elección puede llevarte a un estado de relajación y te sentirás más alerta ante los hechos que suceden a tu alrededor.
El proceso de observación puede durar entre tres y cinco minutos.
En el segundo caso, puedes dibujar mandalas o colorearlos. Se recomienda que si estás vinculándote con estas imágenes, comiences por pintarlos. Para ello, escoge cinco minutos.

Beneficios de dibujar o pintar mandalas
Hacer un trabajo de meditación activa
Contactas con tu esencia y tu creatividad
Te expresaras mejor con el mundo exterior
Te ayuda a expandir la conciencia
Desarrollo de la paciencia
Despertar de los sentidos.
Es probable que comienzas a ver lo que esta a tu alrededor con otros ojos
Empiezas a escuchar la voz de tu intuición
Te aceptaras y te querrás mas
Vencerás a la rutina y al estrés mas fácilmente
Te tranquilizara y ganaras en confianza y serenidad

SÍMBOLOS DE LAS FORMAS EN EL MANDALA
Ojo:
Clarividencia, ojo de Dios y el Yo.
Árbol:
Vida que se renueva por sí misma, conexión con el subconsciente, conciencia, crecimiento, sentimientos maternales, arraigo pero también estancamiento, personalidad.
Rayo:

Iluminación, sabiduría, energías espirituales, curación.
Flor:
Belleza, fugacidad, alma, matriz.
Triángulo (vértice hacia arriba):

Fuerza de vida, cambios, masculinidad, creatividad.
Triángulo (vértice hacia abajo):
Agresiones contra uno mismo.
Corazón:

Amor y felicidad, sol, valor, sentimientos, reconocimiento y voluntad.
Hexágono:

Unión, finalización de trabajos, armonía y satisfacción.
Círculo:

Movimiento, lo absoluto, Dios, el Yo.
Cruz:

Unión cielo y tierra, subconsciente y consciencia, vida y muerte, dificultades, reconocimiento aspectos oscuros, superación de la propia estructura instintiva.
Laberinto:
Búsqueda del propio centro.
Cuadrado:

Equilibrio, razonamiento, perfección, transformación del espíritu en materia.
Cuadratura del círculo:

Unión cielo y tierra, opuestos equilibrados, energía del yo, purificación.
Rueda:

Empuje y dinámica.
Arco iris:

Unión Dios-Hombre, principio masculino y femenino, fertilidad, renacimiento.
Mariposa:

Auto-renovación del alma, cambios, muerte y renacimiento.
Telaraña:
Feminidad, estado fetal, niñez, nuevo comienzo.
Espiral:
Fuerza de vida, energías curativas, afán de unidad.
Estrella:
Persona realista, sentido identidad, autoconciencia, superación, individualidad.
Animal:
Aspectos instintivos, símbolo para estados del subconsciente.
Gotas:
Masculinidad, fertilidad, purificación interior.
Pájaro:
Alma humana, símbolo del espíritu, fantasía.

Mandalas. Figuras y símbolos
Agua:
El agua representa pureza, transparencia y fertilidad, se relaciona con nuestras emociones y nos invita a armonizarnos para expresar nuestra sabiduría
Aire:
El símbolo de la vida espiritual por naturaleza es el aire, nos brinda libertad y pureza,
Alas:
Las alas son el símbolo de la libertad, velocidad, movilidad, ascensión, sublimación e inspiración; son emblemas de elevación de la tierra al cielo. Extiendo tus alas y vuela alcanzando cada uno de tus sueños, estas protegido
Árbol:
Él árbol es el símbolo natural supremo del crecimiento dinámico y la regeneración, representa la protección y te invita a transitar la diversidad, a explorar nuevos caminos que se extienden por sus ramas.
Arco Iris:
Anuncia la llegada de la sanación y de la magia a tu vida, estas transitando una camino que te llena de prosperidad y armonía; entrega el miedo y ábrete a recibir los regalos divinos que te están enviando
Arena:
Símbolo de multiplicidad por sus innumerables granos, que se asocia con la purificación.
Balanza:
Es el símbolo por excelencia de la justicia, la imparcialidad, la armonía y la verdad, representa el equilibrio
Campana:
Este símbolo nos emite a la voz divina que proclama la verdad y representa el don de la obediencia y el respeto.
Círculo:
El emblema del círculo representa la totalidad, la perfección, la unidad, la eternidad, es el símbolo de integridad que incluye ideas de pertenencia y dinamismo, representa la armonía incluyente en su máximo esplendor
Cono:
Símbolo de fertilidad, una forma geométrica que sugiere el simbolismo sexual masculino y femenino.
Copa:
Símbolo del corazón, emblema que trasmite el amor ofrecido o las bendiciones de la sabiduría revelada y la vida eterna
Corazón:
Es la fuente simbólica de los afectos amor, compromiso, caridad, alegría, y es emblema por naturaleza de iluminación espiritual, verdad e inteligencia; trasmite la conciencia y el valor moral.
Cubo cuadrado:
Este símbolo evoca la estabilidad perfecta, terreno firme y simbólicamente también trasmite la verdad y representa a la madre tierra.
Espiral:
Símbolo dinámico de la fuerza vital, cósmica y microcósmica, este emblema sugiere extensión, evolución, continuidad, movimiento y trasmite el ritmo mismo de la respiración y de la vida.
Estrella:
Simboliza supremacía, constancia, guía, protección, evoca por su iconografía vigilancia y aspiración en todos sus aspectos. Su significado varía de acuerdo con el número de puntas así:
Pentagrama:
Es la estrella de cinco puntas, símbolo de balance y protección. Cada una de sus puntas representa el fuego, el aire, la tierra y el agua; es la representación de los cuatro elementos más el espíritu.
Hexagrama:
Es la estrella de seis puntas, para los judíos es la estrella de la creación o estrella de David. Representa la protección y significa la unión de Dios con la humanidad.
Representa el macrocosmos, es decir Dios y el universo y su relación con el microcosmos: la humanidad y la tierraSeptagrama:
Es la estrella de siete puntas y esta relacionada con los 7 días de la semana, los 7 colores del arco iris, los 7 chakras o las 7 notas musicales.
El número siete representa la suma del cielo y la tierra, es el período de la creación esta estrella adquiere un significado muy místico y sobre todo mágico.
Octograma:
Es la estrella de ocho puntas y simboliza la plenitud y la regeneración de la vida.
Onagrama:
Es la estrella de nueve puntas, simboliza los logros, la estabilidad y los cambios en nuestras vidas.
El nueve está relacionado a los nueve planetas del sistema solar.
Flecha:
La flecha es el símbolo de la penetración por la luz, del amor humano o divino, representa energía, exactitud direccional y trasmite la sensación de la eliminación de la distancia.
Flores:
Símbolo de la belleza, en especial de la femenina su emblema es característica de perfección espiritual, inocencia natural, juventud y gentileza.
Representa el amor y el crecimiento.
Fuego-Flama:
Este símbolo nos trasmite energía divina, purificación, revelación, transformación, regeneración, pasión espiritual; es emblema de ambición y pasión sexual.
Laberinto:
Emblema que simboliza las múltiples elecciones de la vida
Loto:
Es el símbolo del crecimiento del espíritu, del potencial del alma para alcanzar la perfección divina, es emblema particular del nacimiento y el renacimiento y simboliza la armonización del flujo de energía de nuestros chakras,
Luna:
La luna es el emblema universal de la fertilidad, de la regeneración, la resurrección y la inmortalidad; representa la intuición y las emociones.
Mar:
Símbolo de transformación y renacimiento, sabiduría infinita, es la fuente original de la vida: sin forma, sin limite, inagotable y llena de posibilidades.
Representa nuestro campo emocional.
Nubes: Las nubes representan la revelación, la presencia de Dios, una divinidad que se manifiesta y son símbolo de felicidad
Octágono:
Es el símbolo del renacimiento de la vida eterna, es emblema de totalidad y renovación que se expresa con su iconografía.
OM:
Es la silaba sagrada hindú que representa el sonido primordial que creo el mundo existencial, es el emblema de la palabra divina o mantra de mantras, simboliza la unidad primordial, la deidad o esencia creativa y el origen de la vida

LOS NÚMEROS EN EL MANDALA
Las formas no son otra cosa que números cambiados por imágenes y siempre son factores que ordenan el cosmos.
No solo determinan la esencia de todas las cosas existentes en la naturaleza, sino que también las dominan, ya que son las causas de su orden.
Uno:

Postura erguida del ser humano, símbolo del origen, unidad y totalidad,
Dios e individualidad, centro como unión de fuerzas, integridad, vivencias infantiles.
Dos:
ntradicciones y diferencias, dudas y conflictos, materia, Yin.
Tres:
Movimiento, vitalidad, estímulo, proceso, símbolo para el hombre, la mujer y el niño, lo nuevo y las realizaciones, independencia, lo divino, auto-reconocimiento, Yan.
Cuatro:
Totalidad, alejamiento y tranquilidad, unifica opuestos, racionalidad, desarrollo de la conciencia, búsqueda del propio lugar en la vida y del auto-reconocimiento.
Cinco:

Unidad, símbolo del centro y del amor, conexión armónica del Yin y Yan, rechazo del mal, salud, sexualidad, sensualidad, conexión con la realidad, sueños.
Seis:

Femenino y masculino, unidad y penetración, unión de contradicciones, creatividad, perfección, final de un proceso creativo, satisfacción y realización.
Siete:
Cielo y tierra, vía hacia desarrollo personal, final de una etapa en la vida, trabajo interior.
Ocho:
Orden y equilibrio cósmico, felicidad, armonía, simetría, infinito, constante cambio y renacimiento, totalidad, el Yo.
Nueve:
Mente creativa, símbolo del cielo, enigma existencia humana, energías espirituales positivas.
Diez:
Círculo cerrado, unidad y totalidad, perfección y principio de Dios, virtud y moral, matrimonio, visión real de la vida.
Once:
Conflictos indisolubles, pecados, caos, transición.
Doce:

Unidad y totalidad, felicidad, cumplimiento en el tiempo y espacio, perfección, redención, ciclo vital de la naturaleza, acabado, eterna espiral del desarrollo.
Trece:

Engaño e infidelidad, final infeliz, culminación del proceso interior.

EL SIMBOLISMO DE LOS COLORES

AMARILLO
Por excelencia es el color del sol, de la intuición y de la iluminación.

Atributo del Dios Apolo, de la generosidad y del intelecto.
Tradicionalmente, corresponde al elemento aire.
Positivo:

Alegría, confianza, intuición, constancia, crecimiento, sabiduría, liberación, espíritu emprendedor y fantasía.
Negativo:

Superficialidad, envidia, presunción y miedo a las dificultades económicas.
AZUL
Tradicionalmente, es el color del cielo, del espacio y del mar, profundidad y pensamiento.
Relacionado con el elemento aire y con los signos de piscis y sagitario.
Positivo:

Paz, tranquilidad, relajación, serenidad, seguridad, bondad y lealtad.
Negativo:

Aburrimiento, paralización, vacío e ingenuidad.
BLANCO
Surgido de la combinación o visión simultánea de todos los colores.

Es el símbolo por excelencia de la pureza y la alegría.
En la cosmología hindú representa el ascenso hacia la luz originaria.
El color perfecto.

MARRÓN
Elemento de la tierra, de la arcilla pero también de las hojas muertas, del otoño y de la tristeza.
Para los romanos y cristianos es símbolo de humildad y pobreza.
Positivo:Calidez, tranquilidad, proximidad a los hechos sencillos, humildad, materno.
Negativo:
Tristeza, pobreza, materialidad, dureza y frialdad.
NARANJA
Color de las llamas y del fuego. Simboliza el orgullo y la ambición.
Positivo:
Optimismo, juventud, salud, alegría, sociabilidad, ambición, ternura, cordialidad, valor, vigor, franqueza y confianza en uno mismo.
Negativo:

Afán de prestigio y frivolidad.
NEGRO Y GRIS
El negro, es en realidad, la carencia de color, el caos primigenio.

Representa la tierra, el luto o la tristeza.
Se relaciona con los signos de Acuario y Capricornio, con los planetas Saturno y Plutón y con el hierro.
Positivo:

renovación, invencibilidad y dignidad.
Negativo:

obligación, desesperación, desamparo, muerte, destrucción, paralización, tristeza, pérdida, miedo, amenaza y oscuridad.
ROJO

Color por excelencia del amor y la pasión, de la sangre, el fuego y los sentidos, que corresponde a las cualidades de la valentía y osadía.

Atributo del Dios Marte, de la Diosa madre de la India, del planeta Júpiter (rojo oscuro) o del planeta Marte (rojo claro), y en general, del principio vivificador.
Positivo:

amor, sensualidad, pasión, confianza en sí mismo, fuerza, resistencia, conquista, independencia y alegría de vivir.
ROSA
Color de la carne y de la sensualidad, asociado con el romanticismo y el amor.
Positivo:

romanticismo, elegancia, cariño, dominio de la agresividad, abnegación, altruismo, suavidad, discreción y feminidad.
Negativo:

necesidad de protección, inhibición y sentimentalismo.
VERDE
Situado entre el negro y el rojo, entre la vida y la muerte.

Para los egipcios era el atributo de Osiris (Dios de la vida y de los muertos).
Tradicionalmente, representa al agua.

Según la interpretación cromática, este color se atribuye a la naturaleza y a la fertilidad.
Positivo:

Esperanza, naturaleza, equilibrio, crecimiento, juventud, constancia, vida, voluntad, curación, belleza, simpatía, integridad, bienestar, prestigio, purificación y regeneración.
Negativo:

Falta de sinceridad, ambición y poder.
VIOLETA
Suma del azul (devoción) con el rojo (pasión).

Simboliza nostalgia y recuerdo y posee las cualidades de prudencia, modestia, amor a la verdad y arrepentimiento.
Positivo:

Magia, espiritualidad, inspiración, sentimentalismo, individualismo y superación de las contradicciones.
Negativo:

Melancolía, pena, abandono y renuncia.
Oro:
Sabiduría, claridad, lucidez, vitalidad.
Plata:
Capacidades extrasensoriales, emociones fluctuantes, bienestar.

Símbolos en forma de Estrella
Como una luz brillando en la oscuridad, la estrella es considerada como un símbolo de la Verdad, el Espíritu y la Esperanza.
Su naturaleza nocturna representa la lucha en contra de las fuerzas de lado oscuro y lo desconocido
Mientras que la multiplicidad de las estrellas pudieran tener una asociación con la desintegración, su naturaleza fija implican el orden y el destino, y es en esto en lo que se basa la Astrología.
La Estrella es el diecisieteavo lugar de los Arcanos mayores del Tarot y representa la esperanza y esotéricamente la unión del espíritu, la materia a través de la mediación del alma.
Cuando una estrella en particular se usa como símbolo, su significado depende del número de puntas y algunas veces su orientación.

El Pentagrama

Es un poderoso símbolo de protección y balance y se muestra aquí en su forma elemental con el quinto elemento del Espíritu que toma su posición por encima de los otros cuatro elementos.

Este pentagrama incluye el Yin-Yang que enfatiza la armonía con la naturaleza.



El Hexagrama o Estrella de David

Es un símbolo potente de la interacción de lo Divino con lo terreno, de Dios y la Humanidad


El Septagrama o estrella de siete puntas

Es un símbolo de la integración y su carácter místico relacionado al número siete. Está asociado con los siete planetas de la Astrología clásica y los otros sistemas que involucran el siete, como los Chakras


El Octagrama o estrella de ocho puntas

Es un símbolo de la plenitud y la regeneración y su relación con los sistemas asociados al ocho como los Trigramas del I Ching, la rueda pagana del año y el Ogdoad del antiguo Egipto


El Nonagrama o estrella de nueve puntas

Representa la estabilidad y como esta estabilidad esta sujeta al cambio. También se relaciona con sistemas que involucran el nueve como los nueve Kanji taoistas que son similares a los Chakras hindús.


Mandala tibetano

 

INICIO