Ramon Puig vidente y maestro de reiki
telf.935120551 movil 618620776
cualquier dia de la semana

Los chakras

¿Que son los Chakras?
Hay una manera muy didáctica y comprensiva para entender que son los chakras:
Imaginemos un rio con agua que seria la energía de la vida, durante su recorrido atraviesa siete pequeños estanques hasta llegar al mar, estos siete estanques serian los siete chakras, si no están limpios, el agua quedara estancada en uno de ellos y no podrá continuar su camino, con lo que este estanque desbordara el agua fuera del rio causando daños por exceso de agua y los otros estanques se secaran, se quedaran sin agua y sin vida por lo que los peces no podrán vivir, el rio no generara energía y el agua no llegara al mar.
Tendremos que limpiar el estanque obstruido, para que el agua pueda fluir por todos los estanques y todos tengan vida y energía para vivir con plenitud y armonía

Una breve descripción de la palabra Chakra:
La palabra chakra en sánscrito significa rueda y hace referencia a los centros giratorios de energía, que componen nuestra consciencia y nuestro sistema nervioso .

¿ Cuántos Chakras tenemos?
Los Chakras principales son 7 Chakras y también tenemos 21 chakras secundarios
Los siete Chakras principales están situados justo delante de la columna vertebral de manera ascendente, por eso los enumeramos desde la raíz hasta la cima de la cabeza, esto está relacionado con la energía terrenal
que nos entra por los pies sube por todo el cuerpo atravesando todos los centros de energía (Chakras) que corresponden al Aura humana o también llamado el campo energético que nos rodea y atraviesa
Los 21 Chakras secundarios son más pequeños, se encuentran en
el cuerpo y los centros de los pies y las manos

¿ Que hacen los Chakras ?
Estos centros giratorios de energía, Chakras, reciben, regulan y distribuyen la energía vital que fluye por nuestro cuerpo, mediante los canales energéticos y al mismo tiempo están conectados con sus glándulas y plexos correspondientes.
Esta energía es la que nos da vitalidad, y que se transforma en diferentes tipos de vibraciones que están conectadas con diferentes formas de la energía universal:
La supervivencia, la sensualidad, el poder personal, el amor, la expresividad, la intuición y la espiritualidad

Funciones principales de los Chakras
Revitalizar cada cuerpo energético y con ello el cuerpo físico.
Provocar el desarrollo de distintos aspectos de la autoconciencia pues cada chakra está relacionado con una función psicológica específica.
Transmitir energía entre todos los niveles del Aura ya que cada capa progresiva existe en octavas de frecuencia siempre crecientes.
El funcionamiento de los Chakras refleja las decisiones que tomamos en reaccionar ante las circunstancias de nuestra vida.
Nos dan el equilibrio entre las diferentes dimensiones de la vida que de una forma u otra están operando de forma positiva o negativa y que forman parte de nosotros en nuestros aspectos físicos, mentales, emocionales y trascendentes .


Cuando tenemos los Chakras bloqueados o cerrados
Cuando experimentamos dolor, rabia, impotencia para hacer frente a las situaciones, inseguros de nosotros...,
Nuestros Chakras tienden a cerrarse como un modo de protección, especialmente cuando nos encontramos en entornos caóticos o de estrés

Cuando tenemos los Chakras abiertos
Cuando nosotros estamos en comunión con nosotros mismos nuestros Chakras brillan, e irradian una magnifica energía lumínica que nos permite conectarnos en sincronía con la vida.
Nosotros experimentamos una sensación de bienestar, de equilibrio, estimulación y conexión con el Todo.
Por tanto, al abrir la mente y buscar atentamente los síntomas de nuestro cuerpo y emociones, encontraremos señales que nos permitan dilucidar el estado de nuestros Chakras
.

Descripción de los 7 chakras principales

Primer Chakra – Muladhara

Se denomina: Chakra Raíz
Su elemento es: La Tierra
Sentido: El Tacto
Se representa con una flor de loto de: 4 pétalos de color rojo
Está situado: En la base de la columna vertebral

Esta relacionado con las glándulas: Suprarrenales Mantra: Lam

Es el Chakra base o la raíz, por lo que está vinculado a nuestra existencia terrenal en el plano físico, es el que activanuestra conexión con la tierra y todo lo material.
Al ser su elemento la tierra nos une con todas las cosas sólidas y terrestres, como el cuerpo, la salud, la supervivencia, la existencia material y monetaria, y nuestra capacidad para atender y manifestar nuestras necesidades.
Si está abierto nos dota de nuestros deseos de vivir, viviendo con determinación y constancia, así como que nos dotará de una gran fuerza física.
Si está cerrado o con un mal funcionamiento determinará el abatimiento físico y moral, y falta de ganas de seguir viviendo.
A nivel físico, puede ser causa directa de posibles problemas físicos como el, alcoholismo, anemia, ciática, cólicos renales, diarrea, esterilidad, hemorroides, e impotencia.

Segundo Chakra – Swadhisthana

Se denomina: Chakra Sacro
Su elemento es: Agua
Sentido: El Gusto

Se representa con una flor de loto de: 6 pétalos de color naranja
Está situado: Debajo del ombligo
Esta relacionado con las glándulas: Gónadas, órganos reproductores.
Mantra: Vam

Es el Chakra del sacro ligado al sistema reproductivo y también en la significación de poderes psíquicos, intuiciones y dominio total de los sentidos.
Se considera este Chakra como centro de la sexualidad, así como de las emociones, de las sensaciones, el placer, el movimiento y el instinto de protección.
Este Chakra establece los límites (lo que es suficiente) de nuestros apetitos emocionales y físicos.
Tiene que ver con los deseos, puede querer cada vez menos o cada vez más, ambos son aspectos de la misma falta de equilibrio que se basa en una sensación de carencia y en una falta de capacidad de conocer la verdadera medida de las cosas, situaciones o personas,
Su energía crea cambios que nos hacen sentir irritables, sensuales, llorosos o agresivos.

Si está abierto denotará un sano comportamiento sexual y también estará en relación con nuestra búsqueda del placer material a nivel creativo como en el arte, la emotividad...
Si está cerrado o con un mal uso da a lugar a todas las fantasías y temores negativos de la sexualidad e incluso de los placeres de la vida.
a nivel físico puede ser causa directa de la anorexia, problemas en el bazo, ciática, cólicos renales, diarrea, dolores lumbares, esterilidad, frigidez, gota, hernias, impotencia, obesidad, calambres, quistes ováricos, retención de líquidos, tiroides,

Tercer Chakra – Manipura

Se denomina: Chakra del Corazón
Su elemento es: Aire
Sentido: Olfato
Se representa con una flor de loto de: 12 pétalos de color Verde
Está situado: En el centro del pecho

Esta relacionado con las glándulas: Timo, corazón
Mantra: Yam

Es el Chakra del plexo solar, que a través de el absorbemos la energía solar que alimenta nuestro cuerpo etérico, que a su vez dinamiza y mantiene nuestro cuerpo físico.
Aquí es donde nuestra parte emocional irradia energía, en particular a nuestros “sentimientos”.y permite liberarse del dolor y de la enfermedad.
Está relacionado con la mente racional, la voluntad, el poder, y la auto-curación.
Juega un papel muy importante en las relaciones interpersonales.
Por eso es el Chakra que más se relaciona con nuestro ego.
Si está abierto, las características anteriores estarán equilibradas y sin problemas.
Si está cerrado resaltaría de ello un sentimiento de inferioridad, confusión e inseguridad, que puede hacer aumentar los deseos de posesión, poder, perdiendo el respeto por los demás.
A nivel físico puede ser causa de anemia, anorexia, ansia, arteriosclerosis, artritis, bulimia, dolor de cabeza, calambres, cólicos biliares, diabetes, esterilidad, gastritis, gota, hernias, hígado, retención de líquidos, reumatismos crónicos, úlcera duodenal,.

Cuarto Chakra – Anahata

Se denomina: Chakra del Corazón
Su elemento es: Aire
Sentido: Olfato
Se representa con una flor de loto de: 12 pétalos de color Verde
Está situado: En el centro del pecho

Esta relacionado con las glándulas: Timo, corazón
Mantra: Yam

Es el Chakra del Corazón, también del amor universal, es el centro de todos los Chakras, conecta los centros: Superior, mental y espiritual.
La misión de este Chakra consiste en integrar y equilibrar los diversos aspectos de nuestro ser.
Este chacra es el centro del amor, es en el corazón donde el espíritu y materia realizan su fusión.
El amor que experimentamos en este chacra es claramente distinto del amor-pasión-sexo que corresponde al segundo Chakra.
Si está abierto, en él se desarrolla la capacidad de amar sin limite, sin condiciones, sin esperar nada a cambio, es por lo tanto el que desarrolla la belleza y la armonía
También representa la voluntad de nuestro yo con relación al mundo exterior, y es a la vez el Chakra por el que pasa toda la energía que le damos a los demás, así que sólo si está abierto podremos dar energía "curativa".
Si se encuentra cerrado no somos capaces de amar al completo, ni de preocuparnos por nuestro prójimo, de esta forma no fluirá la energía equilibrada a nuestros cuerpos sutiles.
A nivel físico puede desencadenar en alcoholismo, falta de amor propio, angina de garganta, angina de pecho, anorexia, ansia, arteriosclerosis, artritis, asma, bronquitis, bulimia, problemas de circulación, cólicos biliares, problemas de corazón, diabetes, dolores lumbares, epilepsia, esclerosis múltiple, gota, impotencia, inflamaciones en general, leucemia, otitis, pulmones, reumatismos crónicos, sinusitis, y tos.

Quinto Chakra – Vishuddha

Se denomina: Chakra de la garganta también denominado del sonido
Su elemento es: Éter
Sentido: Gusto oído y olfato
Se representa con una flor de loto de: 16 pétalos de color Azul
Está situado: En el cuello cerca de la laringe

Esta relacionado con las glándulas: Tiroides
Mantra: Ham

Es el Chakra de la garganta, Es el centro del sonido, la vibración y la auto-expresión también es el el dominio de la conciencia que controla, crea, transmite las comunicaciones, tanto en nuestro fuero interno como en las relaciones con los demás.
Es el centro de la creatividad dinámica, la que sintetiza las ideas antiguas para dar lugar a algo nuevo.
Entre sus atributos figuran: el escuchar, el hablar, el escribir, el canto, la telepatía y todas las artes que tienen que ver con el sonido y la palabra.
Si está abierto nos dota de nuestra capacidad de recibir y asimilar.
Con este Chakra abierto comprendemos cuales son nuestro anhelos materiales y espirituales, así como entendemos que somos los responsables directos de cuanto recibimos y asimilamos, por lo tanto es sinónimo de integridad.
El Yo Soy emerge y puede actuar en cualquier situación.
Si está cerrado aparece el temor a que lo que podamos recibir de los demás sea negativo convirtiéndonos es seres potencialmente agresivos, adoptando una actitud de autodefensa hacia todo.
A nivel físico puede desencadenar problemas en alergias, angina de pecho, artritis, asma, bulimia, dientes, dolores lumbares, dolor de garganta, halitosis, laringitis, osteoporosis, y problemas en la piel.

Sexto Chakra – Ajna

Se denomina: Chacra de la frente, también llamado Chakra del tercer ojo
Su elemento es: La luz
Sentido: La vista y el sexto sentido
Se representa con una flor de loto de: 2 pétalos de color Añil, Índigo
Está situado: En la frente, ligeramente encima del entrecejo
Esta relacionado con las glándulas: Hipófisis, Pituitaria, Pineal y los ojos
Mantra: Om

Es el Chacra de la frente, del tercer ojo, que nos otorga la evolución espiritual y el dominio del espíritu sobre la materia. Percepción, conocimiento
Recibir imágenes por las percepción, pero también formar imágenes a través de las cuales nos adueñamos de la realidad, en el proceso llamado comúnmente de visualización creativa.
También está asociado a la asimilación de conceptos intelectuales y la facultad de ponerlos en práctica, podríamos considerar al tercer ojo como el instrumento psíquico del sexto Chakra, al igual que los ojos físicos son instrumento de la percepción para el cerebro.
Si esta abierto nos otorga la evolución espiritual y el dominio del espíritu sobre la materia.
Por lo tanto nos permite entrar en el mundo de lo no material, de lo aparentemente invisible para dotarnos de conocimiento, es decir de una conciencia profunda de lo que nos rodea.
Si está cerrado seguiremos ideas y conceptos equivocados, con consecuencias negativas para nosotros y nuestros semejantes.
Además su desequilibrio hace que el ser sea ilógico, demasiado intelectual, y distraído.
A nivel físico puede desencadenar problemas como alergias, anemia, dolor de cabeza, cataratas, infecciones, leucemia, miopía, neuralgia, quistes, sinusitis, y vértigo.

Séptimo Chakra – Sahasara

Se denomina: Chakra Corona
Su elemento es: Pensamiento
Sentido: Todos los sentidos
Se representa con una flor de loto de:mil pétalos de color blanco y violeta
Está situado: En la parte mas alta de la cabeza incluso unos 10 Cm fuera

Esta relacionado con las glándulas: Pituitaria.
Mantra: Aum

Es el chacra de la corona y se vincula a la mente y especialmente la lucidez, la mente va asimilando la existencia, dándole sentido, y construyendo el sistema de creencias, que serán los programas maestros con los que edificamos la realidad.
Por eso, este Chakra es el Chakra maestro y se relaciona con la glándula maestra del sistema endocrino, la pituitaria.Fisiológica-mente, guarda correspondencia con el cerebro y más especialmente con la parte superior o córtex cerebral, funcionando como una antena, un receptor de la energía divina que llega a nosotros en la forma de inspiración, guía y protección, nos pone en contacto con lo eterno, lo que no muere, la parte permanente del alma.
Es la conciencia de uno mismo y del universo al mismo tiempo.
Si esta abierto y funcionando correctamente, advertimos y experimentamos la presencia de la guía divina en todo lo que hacemos, nos inspira mientras recorremos el camino que hemos elegido.
Si está cerrado como consecuencia obtendremos la cerrazón y no comprensión de la parte espiritual teniendo una visión de la vida totalmente materialista.

Los Chakras y sus derechos

Primer Chakra: Yo tengo derecho a tener
Segundo Chakra:
Yo tengo derecho a entir
Tercer Chakra: Yo tengo derecho a obrar
Cuarto Chakra: Yo tengo derecho a amar y ser amado
Quinto Chakra: Yo tengo derecho a decir y a escuchar la verdad
Sexto Chakra: Yo tengo derecho a ver
Séptimo Chakra: Yo tengo derecho a saber

Misión y funcionamiento de los Chakras

Misión y funcionamiento del primer chakra
El chakra radical nos une con el mundo físico.
Dirige las energías cósmicas en el plano corpóreo terrenal, mientras simultáneamente la energía de la tierra fluye a través suyo hacia dentro del sistema energético no material.
Aquí tomamos contacto con el espíritu de la madre Tierra», experimentamos su fuerza elemental, su amor y su paciencia.
Las necesidades fundamentales de la vida y la supervivencia, tanto individuales como globales, en este planeta caen dentro del ámbito de acción del primer chakra.
Él «si» a la vida en la tierra, a la existencia física, y la disposición de actuar en armonía con la energía de la Tierra y aprender de ella son dones de un primer chakra abierto.
Así el chakra radical está asignado al elemento tierra, su color es el rojo de la energía y la actividad, del núcleo más intimo de nuestro planeta.
Nos da la seguridad terráquea y él «suelo seguro» bajo los pies, sobre el que podemos construir nuestra vida, y simultáneamente nos provee de la energía necesaria para la actividad creadora en el mundo.
Además, nos proporciona la fuerza para imponernos y la constancia o perseverancia.
La construcción de una existencia, el aseguramiento material y la «conservación de la propia especie» mediante la fundación de una familia también entran dentro del ámbito de acción del primer chakra, al igual que la sexualidad como función corporal y como medio para la procreación.
El chakra radical forma el fundamento más importante de la vida y la fuente de la energía vital para los chakras superiores. Aquí estamos unidos con la reserva de energía inagotable de la energía Kundalini.
En él arrancan también los tres canales principales, Sushumna, Ida y Pingala.
A semejanza de nuestro corazón en el cuerpo físico, el chakra basal es el punto central de nuestro sistema de circulación de la energía no material.
Además, es donde se asienta el subconsciente colectivo, a cuyo conocimiento memorizado tenemos acceso aquí.
Debería estar compensado con el séptimo chakra, para mantener el equilibrio interior del hombre.

Misión y funcionamiento del segundo chakra
El segundo chakra es el centro de las emociones originales no filtradas, de las energías sexuales y de las fuerzas creativas.Está asignado al elemento agua, del que ha surgido toda la vida biológica y que en la astrología se corresponde con el ámbito de los sentimientos.
El agua fertiliza y hace surgir continuamente nueva vida en la creación.
A través del chakra sacro participamos en las energías fertilizadoras y concebido-ras que atraviesan toda la naturaleza.
Nos experimentamos como parte de un perenne proceso creador que se manifiesta en nosotros y, a través de nosotros, en forma de sentimientos y acciones creadores.
El chakra sacro se considera con frecuencia como la posición sedente auténtica de Shakti, el aspecto «femenino» de Dios en forma de fuerza creadora.
Su campo de acción incluye en el varón los órganos de la procreación, que llevan dentro de sí el impulso para la creación de nueva vida.
En la mujer encontramos aquí aquellas áreas en las que ella recibe el impulso creador y hace surgir nueva vida, y el lugar donde el nuevo ser incipiente está protegido, alimentado, y donde se le proporciona todo cuanto necesita para prosperar.Pero el elemento agua también purifica y depura.
Disuelve y arrastra cuanto está agarrotado y se opone a su fluir vivo.
Esto se manifiesta, dentro del ámbito corporal, por la actividad desintoxicadora y excretora de los riñones y la vejiga.
En el plano anímico lo vivimos mediante la liberación y el dejar fluir los sentimientos, por lo cual quedamos dispuestos para experimentar la vida siempre de forma original y nueva.
Nuestras relaciones interpersonales, en particular las relativas al sexo contrario, están marcadas decisivamente por el funcionamiento del segundo chakra.
Las múltiples variedades de juego erótico también pertenecen a su campo de acción al igual que el abandono del ego limitado y la vivencia de una mayor unidad mediante la unión sexual.

Misión y funcionamiento del tercer chakra
El tercer chakra encuentra diferentes denominaciones.
También se dan diferentes indicaciones sobre dónde se asienta.
Se trata de un chakra principal y varios chakras secundarios que, sin embargo, entrelazan tan estrechamente su funcionamiento que todos ellos pueden considerarse conjuntamente como un chakra principal.
Así, al tercer chakra le corresponde un complejo ámbito de funciones.
Está asignado al elemento fuego; el fuego significa luz, calor, energía y actividad; y en el plano espiritual, también purificación.
El chakra del plexo solar representa nuestro Sol, nuestro centro de energías.
Aquí absorbemos la energía del Sol, que entre otras funciones tiene la de alimentar nuestro cuerpo etérico, nutriendo también de vitalidad al cuerpo físico y sosteniéndolo.
En el tercer chakra entramos en una relación activa con las cosas del mundo y con las demás personas.
Es la zona desde la que fluye hacia fuera nuestra energía emocional.
Nuestras relaciones interpersonales, simpatías y antipatías, y la capacidad de establecer vínculos emocionales duraderos, son ampliamente gobernados desde este centro.
Para el hombre ordinario el chakra tercero es el asiento de la personalidad.
Es el lugar en el que encuentra su identificación social y trata de confirmarse a sí mismo mediante la fuerza personal, la voluntad de rendimiento y la aspiración de poder, o mediante la adaptación a las normas sociales.
Una importante función del tercer chakra consiste en purificar los instintos y deseos de los chakras inferiores, en dirigir y utilizar conscientemente su energía creativa, así como en manifestar en el mundo material la plenitud espiritual de los chakras superiores, y alcanzar en todos los planos un grado de consumación máximo en la vida.
Se encuentra en unión directa con el cuerpo astral, también denominado cuerpo del deseo o de la ambición, y que es el portador de nuestras emociones.
Los impulsos vitales, los deseos y sentimientos de los chakras inferiores se descifran aquí,«se digieren», transformándose en una energía superior antes de ser utilizados conjuntamente con las energías de los chakras superiores para la configuración consciente de nuestra vida.
Podemos encontrar un principio correspondiente en el plano físico en la zona del hígado.
En conjunción con el sistema digestivo, el hígado tiene la función de analizar el alimento ingerido, separar lo inútil de lo provechoso, y transformar lo útil en sustancias aprovechables, transportándolas a los lugares adecuados del cuerpo.
La afirmación y la integración consciente de los sentimientos y deseos y de nuestras experiencias vitales conduce a la distensión y apertura del tercer chakra, con lo cual la luz crece continuamente en nosotros y nuestra vida y nuestro mundo se iluminan cada vez más.
Nuestro estado de ánimo general depende muy intensamente de cuánta luz dejemos entrar en nosotros.
Nos sentimos iluminados, alegres y satisfechos interiormente cuando el tercer chakra está abierto; por el contrario, nuestro estado de ánimo es desequilibrado y sombrío cuando está bloqueado o trastornado.
Esta sensación la proyectamos continuamente hacia el mundo exterior, de forma que toda la vida nos puede parecer iluminada u oscura.
La cantidad de luz dentro de nosotros determina la claridad de nuestra visión y la cualidad de aquello que contemplamos.
La creciente integración y totalidad interior hacen que la luz amarilla de la comprensión intelectual se transforme paulatinamente en el tercer chakra en la luz dorada de la sabiduría y la plenitud.
Con el chakra del plexo solar también percibimos directamente las vibraciones de otras personas, y entonces reaccionamos consecuentemente a la cualidad de dichas vibraciones.
Cuando nos enfrentamos a vibraciones negativas, aquí experimentamos a menudo un peligro inminente. Lo reconocemos porque el tercer chakra se contrae involuntariamente, como un mecanismo de protección provisional.
Sin embargo, se convierte en superfluo cuando la luz dentro de nosotros es tan grande que irradia intensamente hacia fuera y rodea nuestro cuerpo como con una envoltura protectora.

Misión y funcionamiento del cuarto chakra
El cuarto chakra conforma el punto central del sistema de chakras.
En él se unen los tres centros inferiores físico-emocionales con los tres centros superiores psíquico-espirituales.
Su símbolo es el hexágono, que representa muy intuitivamente cómo se penetran recíprocamente las energías de los tres chakras superiores y de los tres inferiores.
El cuarto chakra tiene asignados el elemento aire y el sentido del tacto.
Esto señala la movilidad del corazón, el movimiento hacia algo, el contacto, el dejarse tocar, el estar en contacto con las cosas.
Encontramos aquí la capacidad de enfatizar y «sentir con», de compatibilizar estados de ánimo y entrar en resonancia con vibraciones.
Mediante este centro, también percibimos la belleza de la naturaleza y la armonía de la música, del arte gráfico y de la poesía.

Aquí se transforman en sentimientos las imágenes, las palabras y los sonidos.
La misión del chakra cordial es la unión por el amor.
Toda ansia de contacto intimo, de unicidad, armonía y amor se manifiesta a través del chakra cordial, incluso cuando nos salga al encuentro en su forma de tristeza, dolor, angustia ante la separación o pérdida del amor.
En su forma purificada y completamente abierta, el chakra cordial es el centro del amor verdadero e incondicional, un amor que sólo existe por sí mismo, que no se puede tener o perder.
En combinación con los chakras superiores, este amor se convierte en Bhakti, en el amor divino, y conduce al conocimiento de la presencia divina en toda la creación, a la unicidad con el núcleo más intimo, con el corazón de todas las cosas del universo.
El camino del corazón hacia esta meta pasa a través del «sí», pleno de amor y comprensión, hacia nosotros mismos como premisa para el «sí» a los demás y a la vida.
Si a través del tercer chakra y del conocimiento hemos aceptado que todas las experiencias vitales, deseos y emociones tienen un sentido más profundo, y a través suyo y la misión de aprendizaje asociada queremos retornar a un orden más amplio, encontraremos en el cuarto chakra una aceptación amorosa que emana del conocimiento del corazón de que todos los sentimientos y todas las manifestaciones de la vida han surgido originalmente de la añoranza de amor, de unión con la vida y, por lo tanto, son en último término una manifestación del amor.
Con toda unión generamos separación y negatividad.
El sí positivo y lleno de amor genera, por contra, una vibración en la que no pueden mantenerse y manifestarse las formas y los sentimientos negativos, que se disuelven.
Quizás ya hayas vivido alguna vez el hecho de que un sentimiento intenso de tristeza, de ira o de desesperación se ha neutralizado cuando has dedicado a ese sentimiento tu atención amorosa, sin prejuicios e íntegra.

Probar esto alguna vez.
Cuando padecemos ante el sufrimiento o la enfermedad, podemos observar que mediante una amorosa dedicación al órgano enfermo o a la parte del cuerpo enferma podemos acelerar enormemente la sanación.
De esta forma, mediante el chakra cordial disponemos de un gran potencial de transformación y de curación: tanto para nosotros mismos como para los demás.
El amor hacia nosotros mismos, la aceptación de nuestra esencia entera desde lo más profundo del corazón, puede transformarnos y curarnos fundamentalmente. y es una premisa para un amor satisfactorio hacia las demás personas, para el «sentir con», para el entendimiento y la honda alegría de vivir.
El chakra cordial es un centro cuya fuerza irradia con particular intensidad hacia el exterior.
Un chakra cordial abierto tendrá un efecto espontáneo curativo y transformador en otras personas (por otra parte, en una actividad curativa aplicada conscientemente también se involucra el chakra frontal).
El chakra cordial irradia en los colores verde y rosa, y a veces también en el oro.
El verde es el color de la curación, al igual que de la armonía y de la simpatía.
Cuando un vidente del aura percibe en el chakra cordial de una persona un verde claro y luminoso, es para él un indicativo de una capacidad curativa muy marcada.
Un aura dorada, o con iris-saciones rosas, indica una persona que vive en el amor puro y plenamente entregado a lo divino.
Con frecuencia, el chakra del corazón se denomina la puerta al alma, puesto que no sólo se asientan en él nuestros más profundos y vivos sentimientos de amor, sino que a través de este centro energético también podemos entrar en contacto con la parte universal de nuestra alma, con las chispas divinas que hay en nosotros.
También desempeña un papel decisivo en el refinamiento de la percepción, que va emparejado con la apertura del chakra frontal, el denominado tercer ojo, puesto que es la entrega la que nos hace sensibles a los ámbitos más sutiles de la creación.Esto significa que, paralelamente al desarrollo del chakra cordial, se desarrollan las facultades superiores del chakra frontal.Por ello, muchas disciplinas espirituales, tanto de Oriente como de Occidente, se han orientado específicamente a la apertura del chakra cordial.

Misión y funcionamiento del quinto chakra
En el chakra del cuello encontramos el centro de la capacidad de expresión humana, la comunicación y la inspiración.
Está unido con un chakra secundario menor, que está asentado en la nuca y que abre hacia atrás. También estos dos centros energéticos suelen considerarse a menudo como un único chakra.
En su funcionamiento, sin embargo, el chakra cervical está tan estrechamente unido con el chakra del cuello que lo hemos integrado en la interpretación de este último.
El quinto chakra conforma también una unión importante de los chakras inferiores con los centros de la cabeza.
Sirve como puente entre nuestro pensamiento y nuestro sentimiento,entre nuestros impulsos y las reacciones que tenemos a los mismos, y transmite simultáneamente los contenidos de todos los chakras al mundo exterior.
A través del chakra del cuello manifestamos todo lo que vive en nosotros, nuestra risa y nuestro llanto, nuestros sentimientos de amor y de alegría o de angustia y de ira, nuestras intenciones y deseos, e igualmente nuestras ideas, intuiciones y nuestra percepción de los mundos interiores.
El elemento que se asigna al chakra del cuello es el éter.
En la doctrina del yoga está considerado el elemento fundamental a partir del cual se forman por compactación los elementos de los chakras inferiores: tierra, agua, fuego, aire.
Pero el éter es también el portador del sonido, de la palabra hablada y de la palabra del creador; es, en resumen, el transmisor de las informaciones en todos los planos.
Así, la comunicación de nuestra vida interior hacia el exterior se produce predominantemente a través de la palabra hablada, pero también a través de nuestros ademanes y nuestra mímica, y a través de otras manifestaciones creativas, como la música, el arte gráfico e interpretativo, la danza, etc.
La creatividad que encontrábamos en el chakra sacro se une en el chakra del cuello con las energías de los restantes chakras, y la potencia formadora del éter le da una determinada figura que nosotros retransmitimos al mundo exterior.
Sin embargo, nosotros sólo podemos expresar aquello que encontramos en nosotros.
Así, a través del quinto chakra recibimos en primer lugar la facultad de la autor-reflexión.
La premisa necesaria para poder reflexionar es una cierta distancia interior.
A medida que desarrollamos el chakra del cuello somos más y más conscientes de nuestro cuerpo mental, y podemos separar su funcionamiento del funcionamiento del cuerpo emocional, del funcionamiento del cuerpo etérico y del uncionamiento del cuerpo físico.
Esto significa que nuestros pensamientos ya no son los rehenes de nuestros sentimientos y sensaciones físicas, por lo que es posible un conocimiento objetivo.
El éter se define también como espacio (Akasha), en el que despliegan su eficacia los elementos más compactos.
El conocimiento más profundo nos es conferido cuando estamos abiertos y desahogados como el espacio infinito, como el ancho cielo (cuyo color azul claro es el color del chakra del cuello), cuando permanecemos en silencio y escuchamos atentamente al espacio interior y exterior.
Al quinto chakra se asocia la función sensorial del oído
Aquí abrimos nuestro oído, escuchamos atentamente las voces ocultas o no ocultas de la creación.
También percibimos nuestra propia voz interior, entramos en contacto con el espíritu inherente a nosotros y recibimos su inspiración. Y desarrollamos una confianza inquebrantable en la guía personal superior.

También somos conscientes de nuestra auténtica función en la vida, de nuestro dharma.
Conocemos que nuestros propios mundos interiores son tanto los planos no materiales de la vida como el mundo exterior, y somos capaces de recoger y retransmitir informaciones de los ámbitos no materiales y de las dimensiones superiores de la realidad.
Esta inspiración divina se convierte en un elemento portador de nuestra auto-manifestación.

Así, en el quinto chakra encontramos nuestra expresión individual de la perfección en todos los planos.

Misión y funcionamiento del sexto chakra
A través del sexto chakra se consuma la percepción consciente del ser.
En él se asienta la fuerza psíquica superior, la capacidad intelectual de diferenciación, la capacidad del recuerdo y de la voluntad; y a nivel físico es la central de mandos suprema del sistema nervioso central.
Su auténtico color es el añil claro, pero también pueden detectarse matices amarillos y violetas.
Estos colores indican sus distintas formas de funcionamiento en diferentes planos de conciencia
El pensamiento racional o intelectual puede hacer surgir aquí una radiación amarilla.
Un azul oscuro transparente apunta a la intuición y a procesos de conocimiento integrales.
La percepción extrasensorial se muestra en un matiz violeta.
Cualquier realización en nuestra vida presupone pensamientos e ideas que pueden ser alimentados por patrones emocionales inconscientes, pero también por el conocimiento de la realidad
A través del tercer ojo estamos unidos con el proceso de manifestación mediante la fuerza del pensamiento.

Todo saber que se manifiesta en la creación existe en forma pura y no manifestada, de forma similar a como en una simiente en estado latente están contenidas ya todas las informaciones de las que surgirá la planta.
La física cuántica llama a este ámbito el campo unificado o el ámbito de la menor excitación de la materia.
El proceso de creación comienza cuando el ser latente en sí mismo toma consciencia de su propia existencia.
Entonces surge una primera relación sujeto-objeto, y con ello la primera dualidad.
El ser amorfo adopta un primer patrón de vibraciones manifiesto.
Basándose en esta proto-vibración surgen continuamente mediante ulteriores procesos de concienciación, nuevos patrones de vibración diferenciados.
En nosotros, los hombres, están contenidos todos los planos de la creación, desde el serpuro hasta la materia compacta, y vienen representados por los diferentes planos de vibración de los chakras.
Así, el proceso de manifestación se consuma en nosotros y a través nuestro.
Como el tercer ojo sirve de asiento a todos los procesos de concienciación, aquí obtenemos la facultad de la manifestación hasta la materialización y desmaterialización de la materia.
Podemos crear nuevas realidades en el plano psíquico y disolver viejas realidades.
Sin embargo, en general, este proceso no se produce de forma automática y sin una actuación consciente.
La mayoría de los pensamientos que determinan nuestra vida son controlados por nuestros patrones emocionales no liberados, y programados por juicios y prejuicios tanto propios como ajenos.
De esta forma, con frecuencia nuestro espíritu no es quien domina, sino el servidor de nuestros pensamientos cargados de emociones, que pueden dominarnos parcialmente.
Pero también estos pensamientos se realizan en nuestra vida, puesto que lo que percibimos y vivimos fuera es siempre y en último término una manifestación de nuestra realidad subjetiva.
Con el desarrollo de nuestra conciencia y la creciente apertura del tercer ojo siempre podemos dirigir conscientemente este proceso.
Nuestra fuerza de imaginación genera entonces la energía para cumplir una idea o un deseo.
Junto con un chakra cordial abierto, ahora también podemos emitir energías curativas y efectuar curaciones a distancia.
Al mismo tiempo recibimos acceso a todos los planos de la creación que se encuentran detrás de la realidad física.
El conocimiento de los mismos nos llega en forma de intuición, mediante la visión clarividente o mediante la clarividencia auditiva o táctil.
Lo que anteriormente tal vez sólo barruntáramos vagamente se convierte ahora en una nítida percepción.

Misión y funcionamiento del séptimo chakra
El chakra coronal es donde se asienta la perfección suprema del hombre.
En algunos escritos legados por la tradición se representa en vilo sobre la cabeza del hombre.
Brilla con todos los colores del arco iris, pero el color predominante es el violeta.
La flor exterior del chakra consta de 960 pétalos.
En su interior se encuentra una segunda flor de 12 pétalos, que irradia luz blanca entreverada de rayos dorados.
De forma similar a como la luz incolora reúne todos los colores del espectro, en el chakra supremo se reúnen todos las energías de los centros inferiores.
El chakra coronal es la fuente y el punto de partida para la manifestación de todas las restantes energías de los chakras. Aquí estamos unidos con el ser divino sin atributos y amorfo, que contiene en sí todas las formas y atributos no manifestados.
Es el lugar en que nos encontramos como en casa: desde aquí partió nuestro viaje hacia la vida, y aquí regresamos al final de nuestra evolución.
Aquí vivimos y nos experimentamos a nosotros en Dios, nos hemos hecho uno con el origen divino del que procedemos.
Nuestro campo energético personal está fundido con el campo energético universal.
Todo cuanto captamos, primero intelectualmente y después intuitivamente, adquiere ahorauna comprensión completa.
El conocimiento que obtenemos a través del chakra coronal va más allá aún del que nos proporciona el tercer ojo, puesto que ya no estamos separados del objeto de la percepción.
Vivimos las diferentes manifestaciones de la creación, entre las que también se encuentra nuestro cuerpo, como un juego de la consciencia divina con la que nos hemos unificado.
La vía para el desarrollo del chakra supremo está indicada someramente por la radiación violeta.
El violeta es el color de la meditación y de la entrega.
Mientras que en la activación de los seis centros energéticos inferiores podíamos influir de forma concreta, aquí sólo podemos abrirnos y convertirnos en receptáculo.
Mediante el despliegue del séptimo chakra se disuelven también los últimos bloqueos limitadores de los restantes chakras, y las energías comienzan a vibrar con las frecuencias más altas de que son capaces.
Cada chakra se convierte en un espejo del ser divino en su plano especial, expresando así el potencial supremo de que dispone.
Tan pronto como el chakra coronal está completamente despierto, su misión, recibir las energías cósmicas, ha concluido. Ahora es él mismo el que emite energías.
Para ello el «cáliz de la flor» se abomba hacia fuera y compone una corona sobre la cabeza.

Funcionamiento armónico de los Chakras

Funcionamiento armónico del primer chakra
Cuando tu chakra radical está abierto y funciona armónicamente, experimentas una profunda y personal unión con la Tierra y sus criaturas, una fuerza vital no enturbiada, un estar basado en ti mismo y en la vida, la satisfacción, la estabilidad y la fortaleza interior. Te sientes inmerso en el ciclo natural de la vida, en la alternancia del reposo y la actividad, de la muerte y del nuevo nacimiento.
Tus acciones son llevadas por el deseo de participar creativa-mente en la configuración de la vida en tu planeta madre, en consonancia con la fuerza generadora de la tierra, con la vida en la naturaleza. Te resulta fácil realizar tus objetivos en el mundo.
Tu vida es llevada por una imperturbable confianza original.
Vives la tierra como un lugar seguro en el que recibes todo cuanto necesitas: dedicación, alimento, seguridad y protección. Así te abres pleno de confianza a la vida en esta tierra y aceptas agradecido todo cuanto ella tiene dispuesto para ti.

Funcionamiento armónico del segundo chakra
Al fluir naturalmente con la vida y los sentimientos se muestra el funcionamiento armónico de un chakra sacro abierto.Estarás abierto y serás natural para con los demás, y en especial para el sexo contrario.
La unión sexual con una persona amada es para ti una posibilidad de entrar con tus vibraciones en la danza de las energías masculinas y femeninas de la creación, para experimentar así una unidad superior con toda la naturaleza y crecer hacia una integridad interior.
Sientes que el flujo de la vida también fluye en la creación a través de tu cuerpo, tu alma y tu espíritu.
Así, participas en la honda alegría de la creación, y la vida te colma siempre de asombro y entusiasmo.
Tus sentimientos son originales, tus acciones creativas.
Ambos fructifican tu propia vida, así como la vida de los demás

Funcionamiento armónico del tercer chakra
Cuando el tercer chakra está abierto y funciona armónicamente se transmite un sentimientode paz, de armonía interna contigo mismo, con la vida y tu posición ante ella.
uedes aceptarte con todo tu ser y estás en condiciones de respetar igualmente los sentimientos y peculiaridades de otras personas.
Posees la capacidad natural de aceptar sentimientos, deseos y experiencias vitales, de reconocer su función para tu evolución, de verlas «bajo la luz correcta» y de integrarlas en tu personalidad de tal forma que te conducen a la totalidad.Tu actuar entra espontáneamente en consonancia con las leyes naturales que son eficaces en todo el universo y en el propio hombre.
Como fomenta la evolución, contribuye a abrir para ti y tus congéneres la riqueza y plenitud, tanto interiores como exteriores.
Estás lleno de luz y lleno de fuerza.
La claridad que hay en ti rodea también a tu cuerpo: así te protege de las vibraciones negativas e irradia en todo el entorno tuyo.
En combinación con un chakra frontal y coronal abiertos, detectas que todo lo visible está compuesto por diferentes vibraciones de la luz.
Tus deseos se cumplen espontáneamente, puesto que estás tan estrechamente unido con la fuerza luminosa de todas las cosas que atraes como un imán lo deseado.
Así realizas en tu vida el conocimiento de que la plenitud es tu derecho adquirido en el nacimiento y tu herencia divina

Funcionamiento armónico del cuarto chakra
Cuando tu chakra cordial está completamente abierto e interactúa armónicamente con los además chakras, te conviertes en un canal del amor divino.
Las energías de tu corazón pueden transformar tu mundo y unir a las personas de tu entorno, reconciliarlas y curarlas.
Irradias un calor, una cordialidad y una jovialidad naturales que abre los corazones de tus congéneres, despierta confianza y obsequia alegría.
El compartir los sentimientos y la disposición a ayudar son para ti algo sobrentendido.
Tus sentimientos están libres de tumultos interiores y conflictos, de dudas e incertidumbres.
Amas por el amor en sí desde la alegría de dar, sin esperar nada a cambio. Y te sientes a salvo y como en casa en toda la creación. Con todo, en lo que haces «pones todo tucorazón».El amor de tu corazón depura también tu percepción, de forma que percibes también el juego cósmico de la separación y de la nueva unión en todas las manifestaciones de cualquier plano de la creación, juego cósmico que es portado y penetrado por el amor y la armonía divinos.

Tú mismo has experimentado que de la separación del aspecto universal y divino de la vida y del sufrimiento resultante de ello nace la añoranza de la reunificación con lo divino, y que solo a través de esta separación previa puede experimentarse consciente e íntegramente el amor a Dios y la alegría infinita que hay en él.
Observas los acontecimientos del mundo desde esta sabiduría del corazón, y observas tu vida bajo una nueva luz.
El amor de tu corazón secunda espontáneamente todas las aspiraciones que hacen crecer el amor a Dios y a su creación
Sabes que toda la vida de la creación vive en tu corazón.
Ya no contemplas la vida desde fuera como algo separado de ti, sino como si fuera una parte de tu propia vida.

El sentimiento de vivacidad en ti es tan grande que sólo ahora sabes realmente lo que significa «la vida» en su forma original no falsificada: una expresión permanente del amor divino y de la gloria.

Funcionamiento armónico del quinto chakra
Con un chakra del cuello completamente abierto expresas claramente y sin temor tus sentimientos, pensamientos y conocimientos interiores.
Asimismo estás en condiciones de revelar tus debilidades y mostrar tus puntos fuertes.
Tu sinceridad interior frente a ti mismo y frente a los demás se expresa también en tu actitud sincera.
Posees la capacidad de expresarte de forma totalmente creativa con todo tu ser.
Pero igualmente puedes guardar silencio cuando es lo indicado, y posees el don de escuchar a los demás con el corazón y con la comprensión interior.
Tu lenguaje está lleno de fantasía y, al mismo tiempo, es muy claro transmite tu intención de la forma más eficaz para provocar un cumplimiento de tus deseos.
Esta voz es plena y cadenciosa.
Ante las dificultades y resistencias permaneces fiel a ti mismo, y también puedes decir «no» cuando pienses así.
No te dejas convencer o arrastrar por la opinión de otras personas, y en su lugar conservas tu independencia, libertad y autodeterminación. Tu ausencia de prejuicios y tu amplitudinterior te hacen
abierto para la realidad de las dimensiones no materiales.
Desde aquí recibes, a través de la voz interior, informaciones que te conducen en tu camino por la vida, y te entregas con plena confianza a esta guía.
Reconoces que todos los fenómenos de la creación tienen su propio mensaje.
Ellos te cuentan de su propia vida, de su papel en el gran juego cósmico y de su aspiración a la totalidad y a la luz.
Puedes entrar en comunicación con seres de otros ámbitos existenciales, y los conocimientos que recibes de ello los retransmites sensatamente a tus congéneres sin temer su juicio.
Todos los medios de expresión creativos que utilizas tienen la capacidad de.transmitir sabiduría y verdadDesde tu independencia interior y desde la libre manifestación de todo tu ser nace en ti una profunda alegría y el sentimiento de plenitud e integridad.

Funcionamiento armónico del sexto chakra
En nuestra época hay muy pocas personas cuyo tercer ojo esté completamente abierto, puesto que su desarrollo lleva siempre emparejado un desarrollo de la conciencia avanzado.
Pero aquí sí se produce de forma claramente más marcada que en los chakras descritos anteriormente el fenómeno de que el sexto chakra funciona armónicamente aun cuando no esté completamente desarrollado.
Esto se muestra en un entendimiento despierto y en las habilidades intelectuales.
Una investigación científica llevada a cabo desde un punto de vista holístico también puede ser un signo de un tercer ojo parcialmente abierto y que funciona armónicamente, al igual que los conocimientos de las verdades filosóficas profundas.Probablemente poseerás también una facultad bien desarrollada de visualización y captarás intuitivamente muchas relaciones.
Tu espíritu está concentrado y simultáneamente abierto para las verdades místicas.
Te das cada vez más cuenta de que las manifestaciones exteriores de las cosas son sólo un símil, un símbolo en el que un principio espiritual se manifiesta en el plano material.
Tu pensamiento será llevado por el idealismo y la fantasía.
Tal vez también observes de cuando en cuando que tus pensamientos e ideas se cumplen espontáneamente.
Cuanto más se desarrolle tu tercer ojo, tanto más descansará tu pensamiento sobre un conocimiento directo e interior de la realidad.
Cada vez hay más personas en las que comienzan a desarrollarse facultades parciales del sexto chakra, como la clarividencia o la clarividencia táctil en determinados planos existenciales; otros reciben temporalmente intuiciones de otras dimensiones de la realidad: por ejemplo, en la meditación o en el sueño.
Describir toda la panoplia de facultades y de capacidades perceptivas que proporciona un tercer ojo abierto no nos resulta posible.
Llenaría muchos tomos y tendríamos que apoyarnos ampliamente en datos facilitados por otras personas. Sin embargo, quisiéramos darte una idea general de conjunto sobre lo que te espera con un sexto chakra plenamente desarrollado.
Primeramente percibirás el mundo de una forma nueva. Los limites de tu comprensión racional habrán sido ampliamente superados.
Tu pensamiento es holográfico, e integrarás espontáneamente en el proceso de conocimiento todas las informaciones que llegan a ti de los diferentes ámbitos de la creación.
El mundo material se te habrá hecho transparente.
Es un espejo para el baile de energías que se ejecuta en los planos más sutiles de la creación, al igual que tu conciencia es un espejo en el que se conoce el ser divino.

Tu percepción extrasensorial es tan transparente que podrás percibir directamente las fuerzas que actúan detrás de la superficie de las apariencias exteriores, y estarás en situación de controlar estas energías conscientemente y hacer surgir formas propias de manifestación de estas fuerzas. Pero al hacerlo estarás sujeto a determinadas leyes regulares, cuyo marco no podrás sobrepasar, de forma que se conserve un orden natural.
Tu intuición y tu visión interior te abren el camino hacia todos los planos más sutiles de la realidad.
Sabes que entre el plano de la creación material y el ser puro existen infinitos mundos habitados por las esencias más diversas.
Ante tu ojo interior se desarrollará un plural-drama de la creación, que parecerá no tener fin en sus formas y planos de la realidad siempre nuevos.
Un profundo temor te llenará al contemplar la grandeza de este drama divino.

Funcionamiento armónico del séptimo chakra
En el séptimo chakra no hay bloqueos en sentido auténtico. Únicamente puede estar más o menos desarrollado.
Cuando el chakra coronal comienza a abrirse, vivirás instantes cada vez más frecuentes en los que la separación entre tu ser interior y la vida exterior se anula.
Tu conciencia está completamente en calma y distendida, y en esa calma vives tu auténtica esencia como el ser puro omnipresente, en el que existen todas las cosas.
A medida que se va desplegando el chakra coronal es más frecuente la aparición de estos momentos, y cada vez se experimentan con más claridad, hasta que se convierten en una realidad permanente.
Cuando tu ser esté maduro para ello, esta iluminación definitiva puede aparecer súbitamente, y no existe camino de regreso en tu evolución.
Tienes la sensación de haber despertado de un largo sueño y de estar viviendo la realidad sólo ahora.
En tu camino hasta allí te has convertido en un recipiente vacío, en cuyo receptáculo vacío se ha vertido el ser divino hasta ocupar su último rincón.
Ahora sabes que esto es tu auténtica esencia, la única realidad permanente.
Tu «yo» individual se ha convertido en el «yo» universal:
En tu actuación realizas la intención del creador, y la luz que tú irradias abre el corazón de todos los seres que son sensibles a la presencia divina.
Si ahora quieres saber algo, no necesitas más que dirigir tu atención a ello, puesto que todo existe en ti en el ser divino con el que te has hecho uno.
Así, la creación es un juego que se consuma en la infinitud de tu propia conciencia.
Conoces que incluso la materia sólida no es otra cosa que una forma mental en la conciencia divina, y que como tal no existe en el sentido auténtico.
Todo lo que has considerado real se convierte en una ilusión.
Vives el vacío máximo: pero este vacío es idéntico a la plenitud máxima, puesto que es vida en su esencia pura. Y esta esencia divina de la vida es pura felicidad en los años en que, debido a los ciclos vitales, existe una apertura especial para las energías del chakra coronal, recibes la oportunidad de adquirir en el marco de tu anterior evolución una profundidad de conocimiento y una totalidad que hasta entonces no te parecía posible.
Las meditaciones y los sentimientos de entrega a Dios pueden darte más que en ningún otro momento intuiciones de tu origen divino y provocar vivencias de la unidad.
De forma que deberías aprovechar esta oportunidad para ir hacia el interior más que nunca.
En este contexto, consideramos también interesante el hecho de que las fontanelas de un bebé continúen abiertas desde los primeros 9 a 24 meses de vida.
En la primera época de su existencia terrenal, lo niños continúan viviendo en la conciencia de una unidad indivisa.

Funcionamiento inarmónico de los Chakras

Funcionamiento inarmónico del primer Chakra
Cuando existe una acentuación unilateral o disfunción del chakra radical, tu pensamiento y tu acción da vueltas predominantemente en torno a la posesión y la seguridad materiales, así como en torno a los estímulos y placeres sensoriales, como, por ejemplo: la buena comida, las bebidas alcohólicas, el sexo, etcétera.
Todo cuanto ansías querrías asimilarlo sin pensar en las consecuencias.

Al mismo tiempo puede resultar-te difícil dar y recibir con franqueza.
Tienes la tendencia a protegerte y del imitarte.
Con no poca frecuencia el no poder desprenderse y el querer retener se manifiesta en el plano corporal en forma de estreñimiento y sobrepeso.
Tu actuar está predominantemente dirigido a la satisfacción sólo de tus propias necesidades. Y soslayas, o pasas por alto inconscientemente, las necesidades que tienen los demás y tu propio cuerpo de una alimentación más sana y moderada, reposo suficiente y una forma de vida equilibrada y armónica.
En el caso extremo, te aferras a determinadas ideas y ambiciones de las que no puedes desprenderte.
Cuando tus fijaciones son desafiadas por las circunstancias o por otras personas, reaccionas excitándote y enojándote con facilidad. Y en situaciones extremas, también de forma iracunda y agresiva.
La imposición violenta de los propios deseos e ideas cae asimismo dentro del ámbito de un chakra radical trastornado.
La ira, el enojo y la violencia son en último término mecanismos de defensa que apuntan a una carencia de confianza original.
Detrás está siempre la angustia de perder algo o incluso de no recibir algo, que te transmite seguridad y bienestar.
La Tierra es para ti un lugar que debe ser dominado y explotado, para garantizar la supervivencia del hombre.
Así, la rapiña que hoy día se ejerce con las fuerzas de la Tierra, y la destrucción de su equilibrio natural, son síntomas de una alteración del chakra radical en la mayoría de los hombres actuales.

Funcionamiento inarmónico del segundo chakra
Una disfunción del chakra sacro tiene frecuentemente su origen en la pubertad.
Las fuerzas sexuales en crecimiento provocan una inseguridad, puesto que los padres y educadores raramente están en condiciones de proporcionar un manejo correcto de estas energías.
A menudo, en la más tierna infancia también han faltado delicadeza y cercanía corporal.
Esto puede producir ahora una negación y un rechazo de la sexualidad, por lo que la expresión desinhibida pierde su potencial creativo y las energías se manifiestan de forma inadecuada.
Esto ocurre con frecuencia en forma de fantasías sexuales o de instintividad reprimida, que se abren paso de cuando en cuando. Otra posible repercusión consiste en que utilices la sexualidad como una droga.
Tampoco aquí se detectará tu potencial creativo y éste se desviará.
En ambos casos se presentan inseguridad y tensiones frente al otro sexo.
La percepción sensorial es relativamente grosera y tienes la tendencia a anteponer la satisfacción de las propias necesidades sexuales.
Tal vez simplemente vivas en una continua añoranza de una relación sexual satisfactoria, sin darte cuenta que la causa de que no se realice este deseo radica en ti mismo.
on la pérdida de la ingenuidad y la inocencia en el trato con las energías sexuales pierdes también la franqueza para expresar o manifestar estas energías en la creación, para el juegode fuerzas del yin y el yang y, por tanto, para el asombro infantil por el milagro de la vida.

Funcionamiento inarmónico del tercer chakra
Cuando el tercer chakra tiene un marcado acento unilateral y una disfunción, te gustaría influir en todo según tu sentido, controlar tanto tu mundo interior como tu mundo exterior, ejercer poder y conquistar.
Pero te encuentras impulsado por una intranquilidad e insatisfacción interiores.
No has poseído ningún verdadero sentido de autoestima, y ahora buscas en la vida exterior esa confirmación y satisfacción que te han faltado interiormente
Para ello desarrollas un enorme impulso de actividad, con el que tratas de cubrir el corrosivo sentimiento de insuficiencia.
Te falta serenidad interior, y te resulta difícil liberarte y distenderte.
Dado que te crees predominantemente destinado a conseguir reconocimiento y riqueza externa, posiblemente tendrás éxito.
La postura de que todo es factible conduce a que se controlen y repriman los sentimientos «viciosos» e indeseados. Consecuentemente, tus emociones se estancarán.
Sin embargo, de tiempo en tiempo romperán ese muro movidas por el rechazo y el control y te inundarán sin que estés en condiciones de dirigirlas adecuadamente.
Además, te exasperas fácilmente, y en tu excitabilidad se manifiesta una gran cantidad de ese enojo que te has ido tragando a lo largo del tiempo sin procesarlo.
Finalmente, debes constatar que la mera aspiración a la riqueza y el reconocimiento exteriores no pueden darte ninguna satisfacción duradera.
Con frecuencia, el chakra del corazón se denomina la puerta al alma, puesto que no sólo se asientan en él nuestros más profundos y vivos sentimientos de amor, sino que a través de este centro energético también podemos entrar en contacto con la parte universal de nuestra alma, con las chispas divinas que hay en nosotros.
También desempeña un papel decisivo en el refinamiento de la percepción, que va emparejado con la apertura del chakra frontal, el denominado tercer ojo, puesto que es la entrega la que nos hace sensibles a los ámbitos más sutiles de la creación.
Esto significa que, paralelamente al desarrollo del chakra cordial, se desarrollan las facultades superiores del chakra frontal.Por ello, muchas disciplinas espirituales, tanto de Oriente como de Occidente, se han orientado específicamente a la apertura del chakra cordial.

Funcionamiento inarmónico del cuarto chakra
Una disfunción del chakra del corazón puede expresarse de varias formas: por ejemplo, te gustaría dar, estar siempre para los demás sin tener que estar en la fuente del amor.
En secreto (quizás sin ser consciente de ello o sin confesártelo a ti mismo) sigues esperando recibir reconocimiento y confirmación a cambio de todo tu amor, y te decepcionas cuando tus esfuerzos no se ven suficientemente recompensados.O bien te sientes poderoso y fuerte y cedes a otros tu fuerza, pero no eres capaz de aceptar tú mismo el amor, de abrirte para recibir. Lo tierno y suave te desconcierta.
Tal vez te digas a ti mismo que no necesitas del amor de los demás.
Con frecuencia, esta postura va pareja con un pecho «ufano», un indicativo del blindaje y del rechazo interiores al dolor y los ataques.

Funcionamiento inarmónico del quinto chakra
Cuando las energías de tu chakra del cuello están bloqueadas, está alterado el entendimiento entre la cabeza y el cuerpo.
Esto puede manifestarse de dos formas. O bien te resulta difícil reflexionar sobre tus sentimientos, y expresas con frecuencia tus emociones acumuladas mediante acciones irreflexivas; o te has encapsulado en tu intelectualidad o tu racionalismo, niegas el derecho a la vida, y la sabiduría de tu mundo sentimental sólo permite pasar el filtro de tu auto-juicio a muy contadas emociones, no permitiéndoles chocar contra los juicios de tus congéneres.
Los sentimientos inconscientes de culpa y las angustias te impiden verte y mostrarte tal como eres y expresar libremente tus pensamientos, sentimientos y necesidades más interiores.
En lugar de ello, tratas de disimularlos con toda suerte de palabras y gestos, tras los cuales ocultas tu auténtico ser.
Tu lenguaje es o poco elaborado y grosero, o incluso objetivo y frío.

Posiblemente también tartamudearás.
Tu voz es relativamente alta, y tus palabras no tienen mayor profundidad de contenido.
No te permites dar una apariencia débil, sino que tratas de aparentar fortaleza a cualquier precio.
De esta forma, te sometes a ti mismo a presión con exigencias impuestas por ti mismo.
También puede suceder que las funciones que te impone la vida en algún momento sean una carga demasiado grande para tus hombros. Entonces te acorazas en tu cintura escapular: te encoges de hombros y encoges el cuello para protegerte inconscientemente de mayores esfuerzos, o te armas para un nuevo ataque.
Un funcionamiento inarmónico del quinto chakra se encuentra también en las personas que abusan de su palabra y de su capacidad de expresión para manipular a sus congéneres, o que intentan mediante una facundia y locuacidad ininterrumpida atraer hacia sí la atención.
En general, las personas cuyas energías están estancadas en el chakra del cuello no tienen acceso a las dimensiones no materiales del ser, puesto que les falta la franqueza, la amplitud interior y la independencia, que son las premisas para la percepción de estos ámbitosSin embargo, aquí existe también la posibilidad de que poseas profundos conocimientos interiores, pero que, por miedo al juicio de los demás o por angustia ante el aislamiento, no te atrevas a vivirlos y manifestarlos.
Dado que ellos pugnan por manifestarse, de ahí pueden surgir espontáneas poesías, imágenes o cosas similares, que sólo con desagrado muestras a los demás.
Las energías espirituales también pueden quedarse estancadas en la cabeza.
Entonces, su fuerza transformadora difícilmente encuentra el acceso a tus emociones, y las energías de los chakras inferiores no dan a las de los superiores la fuerza necesaria y la estabilidad para imponerse, para realizar en tu vida la espiritualidad interna.

Funcionamiento inarmónico del sexto chakra
La repercusión más frecuente de un funcionamiento inarmónico es en este caso la «pesadez de cabeza».
Eres una persona que vive casi exclusivamente a través del intelectoy de h razón.
Al intentar regular todo mediante el entendimiento sólo das validez a las verdades que te transmite tu pensamiento racional.
Tus capacidades intelectuales están posiblemente muy marcadas y posees el don del análisis sagaz, pero te falta la visión holística y la capacidad de integración en una gran relación cósmica.
Así se llega fácilmente a una preponderancia intelectual. Solo das validez a cuanto es captable con el entendimiento y verificable y probable con los métodos científicos.
Rechazas el conocimiento espiritual por acientífico e irrealista.
También el intento de influir sobre las personas o las cosas con la fuerza del pensamiento para demostrar el propio poder o para satisfacer las necesidades personales cae de lleno en el ámbito de un funcionamiento inarmónico del tercer ojo.
En general, suele estar alterado simultáneamente el chakra del plexo solar, y el chakra cordial y el coronal estarán poco desarrollados.
Cuando, a pesar de algunos bloqueos, el tercer ojo está relativamente bastante abierto, estos intentos también pueden surtir efecto, pero no están en consonancia con el flujo natural de la vida.
Se instala una sensación de aislamiento, y a la larga no se alcanza la satisfacción a que se aspira.
Otra repercusión de las energías mal dirigidas en el sexto chakra aparece cuando el chakra radical (y con él la «toma de tierra») está alterado, y cuando existen otros chakras cuyo funcionamiento armónico está bloqueado.
Entonces puede suceder que, aun cuando tengas acceso a los niveles más sutiles de la percepción, no reconozcas en su verdadera significación las imágenes e informaciones recibidas.
Éstas se mezclan con tus propias ideas y fantasías, que provienen de tus patrones emocionales no procesados.
Estas imágenesmarcadas subjetivamente pueden ser tan dominantes que tú las contemples como la únicaexistencia, las proyectes al mundo exterior y pierdas la referencia de la realidad.

Repercusiones de un séptimo chakra predominantemente cerrado
Como hemos visto, la apertura y armonización de los chakras descritos hasta ahora pueden transmitirnos una gran plenitud de conocimiento, experiencias y capacidades.
Pero sin la apertura del chakra coronal siempre tendrás la sensación de separación de la plenitud del ser, y por ello no estarás totalmente libre de la angustia.
Por esta angustia, en los chakras se seguirá manteniendo un resto de bloqueos residuales.
Los chakras no podrán desplegar toda la amplitud de sus posibilidades, y las energías individuales no vibrarán en perfecta consonancia con la intención del creador, y, por lo tanto, no habrá plena armonía entre ellas.
Si en los años en los que se va aproximando la evolución del chakra coronal (ver ciclos vitales) no te abres a las verdades espirituales, en esa época pueden aparecer sentimientos de inseguridad y desorientación.
Deberías interpretarlo como una llamada de atención para mirar más hacia el interior.
Probablemente también tomes conciencia de una cierta falta de sentido de tu vida anterior.
La angustia ante la muerte puede aparecer igualmente con más claridad en tu conciencia.
Tal vez intentes suprimir estos sentimientos corrosivos refugiándote en un buen número de actividades o cargando sobre ti nueva responsabilidad, para probar que eres imprescindible.

Pero ocurre con no poca frecuencia que las personas en este estadio atraen hacia sí una enfermedad que les obliga al reposo.
En caso de que no prestes atención a los mensajes, probablemente en tu vida posterior te quedarás estancado en las exterioridades y en las limitaciones de tu «yo» personal.

Hipo-función de los chacras

Hipo-función del primer chacra
Con un chakra radical bloqueado o cerrado, tu constitución corporal es bastante débil y posees poca capacidad de resistencia física y anímica.
Muchas cosas de la vida te preocupan, y conoces demasiado bien los sentimientos de inseguridad. Posiblemente también tienes el sentimiento de no pisar tierra firme, te sientes como «elevado» o «no presente».
No te resulta fácil arreglártelas con los desafíos de la vida, y careces con frecuencia de capacidad para imponerte, así como de estabilidad.
De modo que con frecuencia la vida sobre esta Tierra te parece como una carga y no como una alegría.
Casi siempre añoras una vida que sea más fácil, más agradable y menos exigente.
En caso de que hayas desarrollado unilateral mente tus chakras superiores, una hipofunción del chakra radical puede transmitirte el sentimiento de no pertenecer muy bien a esta Tierra.
Dado que sólo difícilmente puedes captar la energía vital elemental de la tierra a través de tu chakra radical, se produce (en ocasiones en combinación con bloqueos del chakra sacro y del chakra del plexo solar) en algunos casos una magrosis (anorexia), una reacción de huida.
Sin embargo seguirás viéndote enfrentado con los problemas de la «vida terrenal» hasta que hayas aprendido a aceptarlos como hitos de una evolución integral.

Hipo-función del segundo chakra
La función carencial del chakra sacro surge en la mayoría de los casos desde la propia niñez.
Probablemente, tus padres ya reprimieron su propia sensualidad y sexualidad, y a ti te faltó estimulación sensorial, contactos, caricias y ternura.
La consecuencia fue que tú retraiste totalmente tus antenas en este ámbito.
Después, en la pubertad bloqueaste completamente las energías sexuales que pugnaban por salir.
Mediante tu represión «coronada por el éxito» se llega a una falta de sentido de la autoestima, a un entumecimiento de las emociones y a la frialdad de sentimientos sexuales.
La vida te parece triste e indigna de ser vivida

Hipo-función del tercer chakra
Cuando existe un funcionamiento deficiente del tercer chakra te sientes con frecuencia derrotado y sin ánimo. Ves por todas partes obstáculos que se oponen al cumplimiento de tus deseos.El libre desarrollo de tu personalidad probablemente estuvo fuertemente obstaculizado desde niño.
Por miedo a perder el reconocimiento de tus padres o educadores, has retraído casi completamente la manifestación de tus sentimientos y te has tragado muchas cosas que no eras capaz de digerir.
Así se han formado «escorias emocionales» que mitigan la energía fogosa del chakra del plexo solar y quitan la fuerza y espontaneidad a tus deseos y acciones.
Incluso hoy tratas de ganar reconocimiento mediante la adaptación, lo que conduce a un rechazo y a una integración deficiente de los deseos y emociones vitales.
En situaciones difíciles te invade una lánguida sensación en el estómago o te pones tan nervioso que tus acciones son volubles y des-coordinadas.
Lo que más te gustaría es cerrarte a nuevos desafíos. Las experiencias desacostumbradas te producen angustia, y no te crees realmente a la altura de lo que se entiende por una lucha vital.

Hipo-función del cuarto chakra
El funcionamiento deficiente del chakra cordial te hace fácilmente vulnerable y dependiente del amor y la simpatía de otros.Cuando eres rechazado, te sientes profundamente afectado; ¿justamente cuando por una vez tuviste el valor de abrirte? Entonces te retraes de nuevo en tu caparazón, estás triste y deprimido.
Es cierto que querrías dar amor, pero por miedo a un nuevo rechazo no encuentras la forma correcta de hacerlo, lo que te confirma una y otra vez en tu incapacidad.
Posiblemente también intentas compensar tu falta de amor de una manera particularmente amigable y frecuente, haciendo llegar tu alegría de una forma bastante impersonal a todos por igual, sin dejarte, sin embargo, introducir más profundamente en las personas.
Pero tan pronto se apela realmente a tu corazón, reaccionas evasivamente por miedo a una posible herida.
Cuando tu chakra cordial está totalmente cerrado se manifiesta en la sequedad y en el desinterés, que puede llegar hasta la «frialdad de corazón».
Para poder incluso sentir algo necesitas una fuerte estimulación exterior.
Estás descompensado y sufres depresiones.

Hipo-función del quinto chakra
También, en caso de hipo-función, tendrás dificultades para mostrarte, manifestarte y representarte.
Sin embargo, aquí te retraes completamente, eres preferentemente tímido, callado y retraído, o hablas sólo sobre cosas sin importancia de tu vida exterior.
Sin embargo, cuando debes exteriorizar algo de lo que piensas o sientes en lo más íntimo, se te hace con facilidad un nudo en la garganta y tu voz suena coaccionada.
Con más frecuencia aún que en el caso de funcionamiento inarmónico encontramos aquí el síntoma
del tartamudeo.
Estás inseguro frente a otras personas y temes el juicio que puedan formular sobre ti.
De modo que te orientas intensamente hacia su opinión y con frecuencia no sabes realmente lo que quieres tú mismo.
No tienes ningún acceso a los mensajes de tu mente y ninguna confianza en tus potencias intuitivas.
Cuando en el transcurso de la vida el quinto chakra no se ha desarrollado, aparece una cierta rigidez.
El marco trazado por ti mismo, dentro del cual pasas tu existencia y en el que expresas tu potencial, es muy reducido, pues sólo consideras como realidad el mundo exterior.

Hipo-función del sexto chakra
Cuando el flujo de energías en el sexto chakra está bastante obstruido, para ti la única realidad es el mundo exterior visible. Tu vida estará determinada por deseos materiales, necesidades corporales y emociones no reflexivas. Las disputas intelectuales las encontrarás estresantes e inútiles.
Rechazas las verdades espirituales, puesto que para ti se basan en imaginaciones o en ensoñaciones insensatas que no representan una referencia práctica.
Tu pensamiento se orienta fundamentalmente hacia las opiniones predominantes.
En situaciones que te exigen mucho pierdes fácilmente la cabeza.
Posiblemente, también eres muy olvidadizo.
Las alteraciones de la visión, que a menudo acompañan a una hipo-función del sexto chakra, son una llamada de atención para mirar más hacia el interior y para conocer también aquellos ámbitos que se hallan detrás de la superficie visible.
En caso extremo, tus pensamientos pueden ser poco claros y confusos y estar totalmente determinados por tus patrones emocionales no liberados.

Hipo-función del séptimo chakra
No se describen

Fuente
EL GRAN LIBRO DE LOS CHAKRAS SHALILA SHAR&DOM Y BODO J. BAGINSKI

LOS CHAKRAS SECUNDARIOS

LOS 21 CHAKRAS SECUNDARIOS O MENORES
Poseemos siete chakras principales, que se localizan a lo largo de la columna vertebral y hasta la coronilla.
Pero no son los únicos.
Tenemos otros, también muy importantes, llamados secundarios o menores, que ayudan e influyen en el buen funcionamiento de los siete chakras principales.
Nuestro cuerpo energético está recorrido por gran cantidad de canales (nadis) por los que circula la energía sutil.
Estos nadis se cruzan unos con otros.
Estos puntos de cruce forman puntos de acupuntura.
También tenemos otros sitios en los que al menos se encuentran y cruzan 7 nadis.
Son zonas de gran condensación de energía, y constituyen los 21 CHAKRAS SECUNDARIOS.
Estos se conectan entre ellos y se sienten a 6 cm. de la piel.

1 y 2: Chakras podales (de los pies)

3 y 4: De las rodillas

5 y 6: Gónadas: Ovarios o testículos

7: Hepático

8: Subesternal

10 y 11: Bazo (anterior y posterior)

12: Timo

13 y 14: Senos

15 y 16: Manos

17 y 18: Articulaciones temporomandibulares

19 y 20: Ojos

21: Alta mayor

1 y 2: Chakras podales o de los pies


Se localizan en la planta de cada pie.
Son los chakras base, los que mantienen “con los pies en la tierra”.
Si sobrecargamos nuestros chakras más mentales, nuestros pies estarán fríos y sin energía.
Su color es el negro y toda la gama de grises.
Ayudan a devolver la seguridad en sí mismas a las personas, a pisar con firmeza y saber lo que se quiere.
Se relacionan con la forma en que nos movemos por la vida.

3 y 4: Chakras de las rodillas

Se ubican en la región poplítea (corvas o zona posterior de las rodillas).

Las rodillas son puntos de drenaje de toxinas, tanto físicas como de las que se producen en el procesamiento de cargas psíquicas.

Cargan con el peso físico y con todas las cosas que no toleramos.

Los chakras de pies y rodillas forman una estructura de soporte energético que nos conecta con la tierra.

5 y 6: Gónadas
(Testículos y ovarios)
Estos dos centros se encuentran en los testículos o en los ovarios , y se relacionan con la producción de hormonas (testosterona o estrógenos y progesterona, dependiendo del sexo de la persona).
También se relacionan con la relación que tuvimos de niños con el padre ( relación ubicada en el lado izquierdo) y con la madre (ubicada en el ovario o testículo derecho).

7: Chakra hepático
Se localiza en la parte derecha del tronco.
Buscamos la parte final, el reborde costal derecho, subimos tres cm., y ahí localizamos la entrada a este chakra.
Sabremos que hemos localizado el punto pues se nota una sensación que podría definirse como dolor, dentera, molestia…
Este chakra se encuentra disfuncional en un gran número de personas, debido a la mala alimentación, sobrecargas en el plexo solar, ira, resentimiento, sentimientos reprimidos….
Este chakra resuena con el color amarillo citrino, a medio camino entre el amarillo limón del plexo solar y el verde del chakra corazón.

8: Chakra subesternal
Se encuentra en el centro, bajo el esternón, por debajo del apéndice xifoides.
Este lugar que ocupa este chakra secundario es muy importante.
Puede darse una distensión o una contracción de la red de canales energéticos.
Si se contrae, la red se cierra y deja de haber intercambio energético.
Si se distiende, la red se vuelve inestable, corre el peligro de romperse, y entonces se producen fugas energéticas.
Los síntomas de la fuga de energía son angustia, sensación de vacío, sensación de no poder tomar todo el aire necesario.
Este vacío, que se tiende a intentar llenar con comida, bebidas alcohólicas, etc, no se puede llenar de esa manera.
Su color es el verde esmeralda.
Es un punto reflejo del corazón.

9: Entre los omoplatos

Este chakra se ubica a al altura de la 5ª vértebra dorsal, entre los omoplatos, y se conoce como el “Punto de la angustia”.
Esta se produce por pérdidas afectivas, en que la angustia afecta al corazón, afecta el ritmo cardiaco, y la circulación de la energía emocional.
El corazón es un “cerebro” que procesa nuestras emociones.
Cuando nuestras emociones se alteran, nuestro corazón también se ve alterado.
Este chakra entre los omoplatos es otro punto reflejo del corazón.
Su color es el amarillo.

10 y 11: Chakra del bazo (anterior y posterior)

Ubicados en el lado izquierdo del cuerpo, uno por la parte anterior y otro por la parte posterior.
Este chakra secundario recibe la energía del prana y la transforma para repartirla por los primeros cinco chakras mayores.
Estos dos chakras menores, junto con los dos anteriores, forman un circuito de circulación de energía, que se activa con pensamientos de gratitud.

12: Chakra del timo

Es el chakra del amor universal, de la paz y la compasión.
El desarrollo del sistema inmunitario y del timo participa en el despertar de este chakra, lo que hace que se vuelva más fuerte.
Así como los dos chakras del bazo alimentan los cinco primeros chakras mayores, el chakra del Timo es la puerta de entrada a la cabeza.

Vibra con el color azul turquesa.

13 y 14: Chakras de los senos/de los pulmones

Estos dos chakras secundarios comparten ubicación física con los chakras secundarios de los pulmones.
Representan el órgano de la respiración, del aliento de la vida, y se relacionan con la voluntad de vivir, y con nuestras formas de vida:
Respiramos como vivimos.
Los chakras de los senos representan el amor maduro, el amor que se da.
La depresión es un síntoma de estos centros desarmonizados.

15 y 16: Chakras de las manos

Se localizan en el centro de las palmas de las manos, se asocian al color blanco o transparente, ya que son los conductores de la energía Reiki.
Estos dos chakras se relacionan con la creatividad, la autoexpresión y cómo nos conectamos con el mundo.
Transmiten la energía curativa y reciben información del universo.Son canales de información y de energía, como antenas que proyectan luz, inteligencia y amor.
Se utilizan para enviar energía curativa, limpiar habitaciones, limpiar y/o escasear el aura, cargar energéticamente cristales y objetos, bendecir, proteger y agradecer

17 y 18: Chakras de las articulaciones temporo-mandibularesEstos dos chakras secundarios se localizan en la articulación de la mandíbula, una a cada lado.
Representan la articulación de los procesos automáticos con el instinto, la libertad y el libre albedrío.
La ira reprimida, la insatisfacción, el sentimiento de injusticia, los remordimientos, todo esto va a causar desequilibrios en estos dos chakras secundarios.
Un síntoma muy claro de que algo no anda bien en estos chakras es el bruxismo.

19 y 20: Chakras de los ojos

Situados en los ojos, estos chakras se corresponden con la voluntad (izquierdo) y con el amor (derecho).
Son como antenas receptoras y emisoras de energía.

21: Chakra Altar Mayor

Es el más desconocido de todos.
Se sitúa en la región occipital, y es un centro de conciencia.
Desarrollamos este chakra cuando nuestros actos son puros, y la vida es sagrada.

E-mail: ramon@tarotdehoy.com